Cuando se habla de la transformación digital en la industria de la salud, muchas veces se pone el foco en los avances propiciados por la historia clínica digital y las posibilidades que inaugura la telemedicina y el monitoreo remoto de los pacientes mediante wearables o dispositivos de Internet de las Cosas. Esta parte de la transformación digital de las organizaciones de la salud responde al desafío de unificar la información de los pacientes y crear nuevos servicios disruptivos con opciones de atención personalizadas, entre otras cuestiones. Pero a nivel del back office y los procesos financiero-contables y operativos, la digitalización también genera eficiencias fundamentales, tanto a nivel de costos como de los circuitos de trabajo.  

Esto por supuesto se traduce en los alcances de un buen sistema integral de gestión de la salud, como Odoo. Estas soluciones informáticas y tecnológicas por un lado deben incluir módulos ligados con la atención al paciente –como la propia historia clínica digital, admisión de pacientes, internación y gestión de hotelería, gestión de turnos online, enfermería, estudios por imagen, farmacia, recetas médicas, etc.-. Y por otra parte un buen sistema de gestión ERP, que en el caso del sector de la salud debe contener módulos que permitan manejar la parte administrativa -como contabilidad, facturación a seguros u obras sociales, gestión de compras, gestión de inventarios e insumos médicos, entre otros-. 

Estas funcionalidades además ayudan a alinear a las instituciones del sector con las mejores prácticas de la industria a nivel local y mundial. 

Decisiones informadas

En  la actualidad, contar con un sistema ERP avanzado que genere información confiable para la adecuada toma de decisiones es clave para la buena gestión operativa y financiera-contable. Habitualmente la información que nutre estas decisiones proviene de los sectores administrativos, de servicios generales y asistenciales; y debe ser pertinente, relevante, clara, oportuna, concisa y confiable.

En este plano hoy un software de gestión integral empresarial tipo ERP para la salud permite derribar los silos organizacionales, aportando las ventajas financieras de un modelo más interoperable. 

Gracias a estas soluciones, por ejemplo, hoy los procesos de gestión contable, facturación a obras sociales y pago de los honorarios médicos y de las prestaciones se pueden optimizar de modo tal de reducir tareas manuales, mejorar los circuitos de información y contar con reportes actualizados en tiempo real. 

En su conjunto estos aportes permiten ampliar las capacidades para ganar eficiencia y sumarle valor al paciente, además de gestionar los riesgos y encontrar opciones para generar nuevos ingresos.

Evolución necesaria

Muchas organizaciones de la salud todavía funcionan con esquemas tradicionales, basados en tecnologías antiguas, información aislada y redes engorrosas y complejas. Por ejemplo, una reciente encuesta evidenció que el 45% de las organizaciones de la salud aún no ve a la disrupción digital como algo que deba preocupar a la Dirección, y sólo el 25% está dispuesta a transformarse digitalmente para competir. Con ello se están perdiendo una ocasión inédita de transformarse e ingresar a una nueva era  que “tiene el potencial de afectar a todos los aspectos de la atención y las operaciones, lo que ofrece opciones más inteligentes y una mejor utilización del tiempo y de los recursos”. 

Además de mejorar la atención y la experiencia de cara a los pacientes, con soluciones tecnológicas integrales como Odoo las organizaciones de la salud pueden optimizar la administración de los servicios, reducir costos tanto para sí mismas como para los pacientes, estandarizar flujos de trabajo y ganar productividad.