Aunque, naturalmente, las organizaciones del sector público tienen una misión y un foco diferente al de las empresas, ya que su eje pasa entre por incluir a los sectores más vulnerables, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y resolver distintas problemáticas sociales, también es cierto que necesitan trabajar sobre la eficiencia de su accionar. Con las herramientas adecuadas, hoy es posible optimizar el desempeño de los distintos estamentos del gobierno y la gestión pública. 

Por ejemplo, un análisis de la CEPAL midió la eficiencia del gasto público en las provincias argentinas y en la Capital Federal. La idea era revisar el comportamiento en términos de la eficiencia con que realizan sus gastos en las actividades que se le delegan y en la administración de los recursos financieros.  

“La eficiencia en el ámbito público es fundamental para el desarrollo económico, social e institucional de los países, y es condición necesaria para la formulación de políticas económicas coherentes con las necesidades reales de la población”, se lee en el documento. Este análisis del gasto público puede efectuarse a partir de varios argumentos, entre los que se encuentran “la magnitud de la actividad económica del sector público en el agregado de la economía, la ausencia de competencia en gran parte de los servicios provistos, la necesidad de justificar resultados en un contexto presupuestario restrictivo, el impacto de los servicios públicos en el crecimiento económico y el bienestar de la población, entre los principales”. 

Por otra parte, los autores entienden que “la eficiencia del gasto público tiene efectos directos sobre las condiciones económicas y sociales de los países y sobre la vida cotidiana de la población, principalmente con relación a los recursos utilizados”.  

Gobierno y gestión pública

En el trabajo se indica que en Argentina este tipo de análisis aplicado a las administraciones provinciales  adquiere gran importancia “en el marco del actual proceso de asignación de competencias y funciones de los gobiernos provinciales, caracterizado por una fuerte descentralización de funciones desde la década de 1990”. Sin embargo, dicen los autores de la investigación, “la descentralización del gasto no garantiza por sí misma una adecuada provisión de bienes y servicios públicos, por lo que resulta crítico establecer criterios de eficiencia útiles para el análisis y evaluación de la administración de los recursos financieros en las políticas locales”.

Desde esta perspectiva, independientemente del enfoque que se adopte, el análisis de la eficiencia del gasto público “requiere vincular el nivel del gasto (el monto total de recursos) con lo obtenido a partir de él. Esto permitiría determinar si el gobierno debiera obtener más y/o mejores resultados dado su nivel de gasto, o si debiera gastar menos dados los productos/resultados que obtiene”.

Análisis envolvente de datos

Para obtener indicadores de eficiencia en este trabajo se empleó la medición de la eficiencia técnica (ET), que es la capacidad de una unidad económica para producir el máximo posible dado un conjunto de insumos. Y se aplicó la metodología de análisis envolvente de datos (DEA), una técnica no paramétrica que permite sintetizar las múltiples dimensiones del desempeño de cada unidad económica en la provisión de un servicio. Esta técnica, al no imponer formas funcionales específicas, permite trabajar con múltiples inputs y outputs al mismo tiempo. No obstante, este tipo de mediciones no arrojan un resultado de eficiencia absoluta, sino de eficiencia relativa, es decir en función del grupo de unidades económicas que se toma como referencia. 

La metodología de análisis envolvente de datos se aplicó a variables relacionadas a la salud, la seguridad y la educación, aunque de manera agregada. La investigación enfocó el análisis en  las veintitrés provincias argentinas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Análisis del gasto público

Los autores concluyeron que, en términos generales, las provincias argentinas incrementaron su eficiencia en la última década. Este fenómeno ocurrió “en paralelo a una merma de la desviación estándar, lo que reflejaría que las prácticas están, progresivamente, convergiendo”, señalan en el reporte. Y agregan: “Sin embargo queda todavía camino por recorrer en términos de mejora de eficiencia relativa para todas las jurisdicciones”. 

Según los analistas, los resultados sugieren que puede existir un fenómeno relacionado a la densidad poblacional que afecte en particular a las provincias con menor población o con mayor territorio y les induzca a incrementar su gasto para satisfacer las demandas sociales. Por lo demás los resultados obtenidos “evidenciaron que las provincias de mayor desarrollo económico (Córdoba, CABA, Santa Fe y Mendoza) resultaron entre las de mayor eficiencia relativa en los distintos rubros”, dicen los autores. 

Desde Quilsoft podemos colaborar con los diferentes estamentos del sector público aportando soluciones que colaboren para sumar eficiencia. Por ejemplo, nuestra herramienta de gestión de recursos humanos ya se implementó y sumar valor en diferentes reparticiones provinciales. Este software permite mejorar sus procesos de reclutamiento, contrataciones, evaluaciones de desempeño, gestión del talento y capacitaciones, encuestas, gastos y viáticos, legajos, liquidación de haberes, presentismo, control del tiempo de trabajo, licencias y vacaciones, y mucho más. Además habilita a la autogestión, en la medida en que permite que cada colaborador actualice cierta información de su legajo y solicite sus licencias por enfermedad y días de vacaciones, por caso, que luego el responsable directo o jefe de RR.HH. podrá autorizar o rechazar según corresponda. 

Esta solución está diseñada para procesar grandes volúmenes de información (para nóminas de más de 50 mil empleados públicos por ejemplo), lo que permite que se gestione eficientemente ministerios, secretarías, direcciones, intendencias, municipios, delegaciones, etc.

Para leer más en detalle el estudio que repasamos en este texto, puede ingresar a este link