La oficina nacional de estadísticas de China emitió los datos de octubre que hablan de un incremento en la producción industrial y en el consumo. Además, evidencian una recuperación de la inversión en activos fijos. La información indica que durante el mes pasado la economía del gigante asiático siguió consolidándose y muestra un restablecimiento  que empieza a ser sostenido. De hecho se espera que el último trimestre del año resulte muy positivo. 

La producción industrial de China subió en octubre 6,9% con respecto a igual mes del año anterior. Y lo que es más notable: la inversión en activos fijos aumentó 1,8% en los diez primeros meses del corriente año. Esto fue impulsado por un gran repunte en la inversión en las industrias primarias, como la minería, la agricultura, las canteras y los sectores de alta tecnología.

Las ventas minoristas, que en septiembre ya habían experimentado una evolución positiva el 3,3%, ahora  aumentaron 4,3% con relación a octubre de 2019,  marcando el tercer mes consecutivo de expansión.

Por otro lado en octubre China logró un crecimiento muy por encima de las expectativas en materia de exportaciones (incremento interanual del 13,2%, el ritmo más rápido en 19 meses), aunque las importaciones evidenciaron una evolución  4,7%, menor de lo esperado. Por otra parte la inversión extranjera directa entrante de China aumentó un 18,3% en octubre respecto al año anterior.  

 

El gigante levanta vuelo

China es la primera gran economía en comenzar a crecer nuevamente después de la devastación causada por la pandemia de coronavirus en la primera mitad del año. 

En el tercer trimestre el crecimiento del PBI chino alcanzó el 4,9%. Y las estimaciones indican que podría incrementarse de 5% a 6% durante el último trimestre del año. Si esto se confirma –y no se producen rebrotes de Covid-19, que podrían complicar la actividad-, China completaría el 2020 con un avance del 2% en su PBI. Esto generaría las condiciones para un despegue impactante en el corto plazo, al punto que para 2021 se espera un incremento del 8,2%.

Estas cifras de la economía china plantean un horizonte esperanzador para la economía mundial, particularmente en lo que hace a la inversión productiva. Pero claro, para aprovechar la eventual recuperación las organizaciones tendrán que estar bien preparadas, particularmente luego del parate que generó la pandemia. Uno de los caminos es implementar un software Cloud para gestionar el mantenimiento de activos, tanto a nivel preventivo como correctivo, que permita canalizar rápidamente las órdenes de trabajo sobre las instalaciones y los equipamientos. Este tipo de soluciones facilitan el control de los trabajos y del stock de repuestos y agilizan el manejo de las tareas de reparación vinculadas con la maquinaria a nivel fabril, permitiendo que se programen los mantenimientos rápidamente y de manera colaborativa, entre otras cosas.

Para revisar las cifras que reflejan la recuperación china más en detalle, invitamos a leer este artículo